VIH / SIDA

 www.infosida.es

El VIH, acrónimo de virus de la inmunodeficiencia humana, es un virus que ataca lentamente al sistema inmunitario. Éste protege al cuerpo frente a las enfermedades, las infecciones y otros virus, así que si no funciona correctamente, deja de protegernos contra las infecciones y enfermedades a las que estamos permanentemente expuestos.
En una fase más avanzada, una infección por VIH puede desembocar en SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), una serie de signos, síntomas y enfermedades a las que, en conjunto, se les llama SIDA.

Transmisión del VIH

El VIH se trasmite por medio de los fluidos corporales, especialmente la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna. Existen tres métodos distintos de transmisión del VIH:
• Contacto sexual sin protección con una pareja infectada
• Contacto sanguíneo por medio de transfusiones sanguíneas infectadas o el uso compartido de agujas contaminadas (drogadictos)
• De una madre infectada a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia
Una persona no puede infectarse por un contacto físico casual, la tos, un estornudo o un beso, ni por usar un aseo compartido, cubiertos o vajillas ni por consumir alimentos y bebidas servidas por un sujeto con VIH; no se contagia por la picadura de los mosquitos ni otros insectos.
El VIH/SIDA se está convirtiendo en una enfermedad crónica controlable gracias a la eficacia de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), que consiste en la combinación de tres o más fármacos antirretrovirales distintos, cuyo objetivo es conseguir que el virus no se replique.

Prueba del VIH

El médico dispone de varias pruebas para analizar la sangre, saliva u orina de una persona a fin de detectar signos del VIH. En la mayoría de los casos, se emplea una prueba o una combinación de varias a fin de obtener un resultado preciso. La prueba del VIH/SIDA es confidencial y voluntaria y no se puede realizar sin el consentimiento del sujeto.