Causas del reflujo gastroesofágico

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se produce cuando el ácido del estómago se desplaza en dirección equivocada y fluye de regreso al esófago (reflujo) causando malestar. Con el tiempo, el reflujo de ácido puede erosionar (quemar) el epitelio del esófago, provocando inflamación y úlceras, una enfermedad denominada ERGE erosiva.

Algunos pacientes con ERGE erosiva pueden experimentar también:

  • Regurgitaciones
  • Dificultades o dolor al tragar
  • Sibilancia/asma
  • Garganta irritada/ronquera
  • Deterioro de dientes o encías
  • Dolor agudo en el pecho
  • Distensión abdominal/gases

Si no se trata, la ERGE erosiva puede provocar problemas más graves:

  • Sangrado del epitelio esofágico
  • Estenosis esofágica
  • Esófago de Barrett (lesión precancerosa en el epitelio del esófago)

La ERGE erosiva se produce cuando el ácido del estómago fluye de regreso al esófago, dañando el epitelio. Esto puede ocurrir porque la válvula que conecta el esófago y el estómago está debilitada. Esta válvula muscular se denomina esfínter esofágico inferior (EEI). Normalmente, el EEI se abre cuando el alimento o la saliva pasan al estómago y se cierra cuando no pasa comida.

Un EEI debilitado no se cierra bien o se abre con demasiada facilidad. Los ácidos gástricos pueden escapar del estómago, desplazarse hacia el interior del esófago y provocar un dolor acusado. Cuanto menos ácido haya en el estómago, menos probabilidades hay de sufrir cardialgia y malestar. Si padece ardor de estómago y otros síntomas, sólo el médico puede determinar si ello está relacionado con una ERGE erosiva.

El síntoma principal de la ERGE es el ardor de estómago. Estos síntomas son comunes a las dos entidades de la enfermedad. No obstante, se calcula que aproximadamente dos tercios de los pacientes con síntomas de ERGE padecen ERGE sintomática o ERGE no erosiva. Si bien el ácido está presente en los síntomas de muchos pacientes de ERGE no erosiva, no todos los problemas de los enfermos que sufren ERGE sintomática o ERGE no erosiva se deben al ácido.

Los pacientes de ERGE no erosiva cuyos síntomas no están relacionados con el ácido tienen lo que se denomina cardialgia o ardor de estómago. Cuando se padece cardialgia funcional, los síntomas son parecidos a los de la ERGE, pero no hay una presencia obvia de ácido de reflujo. No obstante, el ardor de estómago funcional puede provocar debilidad y tener repercusiones graves en la calidad de vida de la persona.

El ardor de estómago se caracteriza por una sensación de dolor o malestar urente por detrás del esternón que se desplaza hacia la garganta. Pueden aparecer también sabor amargo o agrio en la parte posterior de la garganta, así como otros síntomas, como eructos y distensión abdominal. La presión y el dolor urente del ardor de estómago pueden ocurrir con frecuencia y generalmente empeoran después de comer, al acostarse por las noches o al inclinarse hacia delante.

Casi todas las personas presentan síntomas ocasionales de ardor de estómago. No obstante, el ardor frecuente de estómago (dos o más veces a la semana) u otros síntomas que no mejoran con antiácidos u otros fármacos sin receta médica pueden ser indicativos de algún problema más grave, como una ERGE erosiva.

El ardor de estómago frecuente después de las comidas es habitual en las personas que padecen una ERGE erosiva. Al comer, unas células especiales del estómago empiezan a producir más ácido para ayudar a digerir los alimentos. También es muy habitual padecer el ardor de estómago con mayor frecuencia por las noches, ya que el ácido permanece más tiempo en el esófago cuando se está acostado que cuando se permanece de pie. De pie, la fuerza de la gravedad ayuda a empujar el ácido de vuelta al estómago. Cuando el ácido permanece durante más tiempo en el esófago, como por ejemplo al dormir o estar recostado, pueden producirse más daños.